Energía limpia después de la pandemia

Estamos atravesando un momento histórico que cambiará para siempre a toda la humanidad. Cuando termine, habrá nuevas líneas de tiempo para el planeta, antes y después de COVID-19. Al momento de escribir este artículo, la pandemia continúa pasando factura. Los casos confirmados en todo el mundo han superado los 4 millones, con más de 300.000 muertes atribuidas a la enfermedad.

Más allá del impacto en la salud humana y las economías mundiales, los eventos de los últimos meses están teniendo un efecto directo en el medio ambiente. Con un tercio del planeta en cuarentena, la Madre Naturaleza está teniendo un respiro. Hasta ahora, todos hemos visto imágenes que comparan las vistas de las principales ciudades antes y después del cierre. El aire es más limpio con los humanos quedándose en casa.

A medida que comenzamos la vida después de la pandemia, vale la pena señalar que algunos aspectos de lo «normal» deberían reconsiderarse, y la forma en que producimos energía debería ocupar un lugar importante en la lista.

Un nuevo informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE) muestra el impacto de la pandemia en la demanda de energía. El informe se basa en un análisis de datos de más de 100 días e incluye estimaciones de cómo es probable que evolucionen las tendencias de consumo de energía y emisiones de dióxido de carbono (CO2) durante el resto de 2020.

El informe muestra que la demanda mundial de energía disminuyó un 3,8% en el primer trimestre de 2020. Los países con cierre total experimentaron una disminución promedio del 25% en la demanda de energía por semana y los países con cierre parcial promediaron una disminución del 18% por semana.

Una caída en la demanda de electricidad resulta en una caída del consumo de combustible, siendo el carbón el más afectado. El informe de la AIE muestra que el uso de carbón se redujo en casi un 8% en comparación con el primer trimestre de 2019. La demanda de petróleo disminuyó aproximadamente un 5% y la de gas natural experimentó una disminución del 2%. Las energías renovables fueron la única fuente de combustible que experimentó un crecimiento en la demanda durante los 100 días del período del informe.

Mirando hacia el futuro, la AIE pronostica que la demanda de electricidad se mantendrá por debajo de los promedios anteriores a la pandemia por el resto de 2020.

Una menor demanda trae como consecuencia la disminución de emisiones. Se espera que las emisiones globales de CO2 disminuyan en un 8%, o casi 2,6 gigatoneladas (Gt), a niveles vistos hace 10 años. La AIE informa que dicha reducción anual sería la mayor de todos los tiempos, seis veces mayor que la reducción récord anterior de 0,4 Gt en 2009, causada por la crisis financiera mundial, y el doble que el total combinado de todas las anteriores reducciones desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

En crisis anteriores, sin embargo, el repunte de las emisiones después de una crisis ha sido mayor que la disminución, compensando cualquier beneficio adquirido con la reducción de emisiones.

A menos que la ola de inversión para reiniciar las economías mundiales incluya mejoras en la infraestructura energética, estamos posicionados para volver a los niveles «normales» de contaminación. La energía renovable continúa ganando lugar en la mezcla de energía mundial, pero hasta que se descubra el Santo Grial del almacenamiento de energía, las fuentes renovables enfrentan muchas limitaciones.

Los estudios muestran que Estados Unidos tuvo un aumento del 93% en la cantidad de almacenamiento desplegado en el tercer trimestre de 2019, en comparación con el tercer trimestre de 2018. Se pronostica que el valor de mercado para el almacenamiento de energía aumentará de US$720 millones hoy a US$5,1 mil millones en 2024. El motor de ese crecimiento es el enfoque en agregar fuentes de energía renovable a la red de la nación.

Se estima que se necesitarán 120 gigavatios de almacenamiento en todo Estados Unidos para el 2050. El país cuenta actualmente con 22 gigavatios de almacenamiento de energía hidroeléctrica bombeada y otro gigavatio en baterías.

La base de datos de almacenamiento de energía global del Departamento de Energía de Estados Unidos cuenta con casi 700 proyectos de almacenamiento anunciados, operativos o en construcción en Estados Unidos que dependen de innumerables tecnologías. Además de las baterías, los métodos de almacenamiento incluyen hielo, energía hidroeléctrica bombeada, calor, agua fría y electroquímica. Por el momento, no hay un ganador claro, y constantemente se proponen nuevas tecnologías.

Todavía estamos lejos de las energías renovables. Hasta que el almacenamiento de energía llegue a un punto en el que pueda soportar largos períodos sin recarga, el gas natural sigue siendo la solución de energía más limpia. Es la mejor apuesta del planeta para reducir las emisiones y mantener los niveles de contaminación bajo control cuando salgamos del bloqueo.